CallesdePamplona

Como descubrir la ciudad de Pamplona desde Internet

La historia de las mantas de ganchillo

La llegada del frío invernal una de las cosas que más nos agrada es llegar a casa y tumbarnos en el sofá a descansar y ver una película o escuchar música, por supuesto bien abrigados con una manta de ganchillo; en las noches invernales no hay nada mejor que dormir bien abrigados con una manta que nos brinde buen calor para dormir plácidamente.

Las mantas de ganchillo son un verdadero clásico, siempre están de moda, muchas personas se dedican a tejer las suyas, otras las confeccionan y tejen para vender mantas artesanales de muy alta calidad, incluso estas mantas de fabrican industrialmente en una gran variedad de lanas y tejidos; pero te has preguntado ¿cuál es la historia de las mantas de ganchillo?

Una historia que abarca varios siglos

Las mantas de ganchillo se conocen también como mantas de crochet, esta palabra en francés significa tejido de gancho o ganchillo, de ahí se deriva su nombre en español; así como la técnica de ganchillo o crochet que permite tejer hilos o lanas con una aguja muy particular que puede ser de metal, madera o plástico y que tienen un pequeño gancho en forma de anzuelo en uno de sus extremos.

Con la técnica de crochet se pueden crear las famosas mantas de fabricación con un ganchillo, así como cojines, bufandas, chalecos y una gran variedad de accesorios. Existen muchas empresas que son distribuidoras de este tipo de productos, donde poder consultar más información; no se conocen con certeza los orígenes del ganchillo. Los expertos dicen que puede ser una tradición china, árabe o sudamericana, que se popularizó en Europa en el siglo en el siglo XVI.

Para el siglo XIX, el tejido de ganchillo se convirtió en una alternativa viable y más económica que el encaje, en esa época la gente trataba de conseguir telas más económicas y funcionales; el ganchillo era fácil de fabricar y no se requería de grandes equipos o herramientas, solo había que emplear aguja e hilo, además la técnica era muy sencilla y fácil de aprender, lo que hizo que el ganchillo se hiciera muy popular.

Desde aquella época se ha convertido en una tradición que ha perdurado y que hoy sigue vigente, una forma de crear una prenda vistosa pero muy útil que brinda una excelente protección contra el frío invernal y puede utilizarse como parte de la decoración de cualquier estancia, ya que las mantas de ganchillo se diseñan no sólo para las habitaciones, sino también para sofás.

La aguja de ganchillo

Las primeras agujas de ganchillo se fabricaban de distintos materiales como madera, bronce o marfil, actualmente se les puede encontrar en diversos materiales, así como en diferentes medidas, los de acero son los más utilizados especialmente para tejer con hilos finos de algodón; para hilos más gruesos se emplean ganchillos de aluminio y para hilos de grosor medio se utilizan ganchillos de plástico.

Se puede encontrar también una interesante variedad de ganchillos artesanales que se tallan en madera, muchos de los cuales se utilizan como instrumentos para tejer, aunque también muchos son objetos decorativos o coleccionables, que incluso están decorados con pedrería o tienen hermosas tallas, por ello no es de extrañar que existan coleccionistas de agujas de ganchillo.

pamplona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba